0

Retamares y su compromiso con la sostenibilidad

Los campos de golf nacionales se encuentran inmersos en una irreversible transición hacia la sostenibilidad. En Retamares se han dado en los últimos años importantes pasos en ese sentido, como las plantaciones de árboles y arbustos, el fomento de la fauna de nuestros lagos, el uso sostenible de los fitosanitarios, el consumo de una energía 100% procedente de fuentes renovables o legalizar nuestra concesión de aguas de riego. El siguiente proyecto de sostenibilidad que se va a abordar es la implementación de medidas que contribuyan al ahorro de agua de riego. Estas medidas nos aportarán, además, la seguridad de contar con agua suficiente para regar adecuadamente el campo en los años más secos, ya que la concesión del Club, otorgada por la Confederación Hidrográfica del Tajo, puede resultar escasa en esos años.

Por esta razón, en los próximos meses se va a acometer el cambio de especies cespitosas C3 (césped de zona fría como raygrass) a especies C4 (césped de zona cálida como grama, bermuda) en algunas zonas muy específicas del Club.

La principal diferencia entre las especies C3 y C4, es que mientras las C3 permanecen verdes durante todo el año, las C4 en los meses de frío entran en dormancia y presentan un color pardo, manteniendo densidad y jugabilidad. Cuando llega la subida de temperaturas en primavera, las especies C4 vuelven a recuperar el color verde.

Objetivos: sostenibilidad y mejora de las superficies

El principal objetivo de esta actuación es el ahorro de agua, ya que estas especies C4 son menos exigentes en riego (aproximadamente un 50% menos). Otras ventajas que presentan son facilitar la definición de muchas zonas del rough secundario del campo, que actualmente tienen peor cobertura y densidad de césped, ya que son especies más sostenibles por su carácter autóctono y rústico (crecen más y mejor que el raygrass). Además, requieren menos siegas y por lo tanto también contribuyen a la sostenibilidad reduciendo el consumo de combustible y la circulación de la maquinaria.

Por lo tanto, el rough secundario será más sostenible, se ahorrará un agua que necesitamos para otras zonas más sensibles del campo y presentará un mejor aspecto con una mayor densidad, mejorando tanto el aspecto visual como la jugabilidad. Esta actuación ya se está llevando a cabo en otros campos de la Comunidad de Madrid con resultados muy buenos.

Desarrollo del proyecto

El procedimiento consiste en eliminar las especies C3 (césped de zona fría como raygrass) de las zonas deseadas y fomentar el establecimiento de las especies C4 autóctonas (césped de zona cálida como grama, bermuda, ya existentes de forma natural en el terreno). En aquellas zonas en las que no sea suficiente la densidad conseguida con las variedades autóctonas, se incorporará semilla de estas especies para conseguir una buena cobertura de césped. Además, para que el ahorro de agua sea efectivo, hay que modificar la tipología de algunos aspersores, para que el riego se pueda sectorizar correctamente entre zonas con más y zonas con menos necesidades hídricas.

El 2021 será un año experimental y de aprendizaje. Se comenzará con las praderas adyacentes a la Casa Club, ya que son zonas que no entran en juego, y posteriormente se irán realizando también en algunas zonas de rough de los hoyos 1 y 2 del campo. Estas pruebas iniciales nos permitirán observar los resultados y tener la máxima información para continuar con el proyecto en años venideros. El objetivo final es la implantación de esta solución en el 100% del rough secundario del campo.

Para poder tener éxito en este proyecto es de vital importancia preservar las zonas afectadas del tránsito de personas. Por ese motivo se ha instalado un vallado provisional alrededor de las zonas donde se van a realizar las primeras actuaciones. Este vallado es temporal y permanecerá únicamente hasta que el césped esté asentado y aguante las pisadas. Se han instalado también carteles informativos informando de la actuación.

Resultados esperados

En las siguientes fotografías pueden observar el resultado de una actuación similar a la que vamos a realizar en Retamares, que se ha llevado a cabo en el campo 2 del Real Club de Golf La Moraleja. Se puede observar el color pardo que adoptan las especies C4 en invierno, manteniendo la densidad y definiendo claramente las diferentes zonas de juego. Durante los meses más cálidos, se recupera el color verde, obteniendo además una densidad y homogeneidad mejores, mejorando, por tanto, definición y jugabilidad. Todas las zonas donde las C4 están implantadas requieren un 50% menos de agua.

Real Club La Moraleja (Campo 2)
La Bermuda o grama, de color pardo en invierno (rough secundario), contrasta con el verde del ryegrass de la calle, confiriendo más definición y manteniendo densidad.
Real Club La Moraleja (Campo 2)
La Bermuda o grama en verano presenta un color verde más claro (rough secundario indicado por la flecha) que el ryegrass de la calle y el rough principal, y muy buena densidad.
Utilizamos cookies propias y de terceros para la medición de la actividad del sitio web con el fin de mejorar nuestros servicios en función del análisis del uso que hacen los usuarios del servicio. Si continúa navegando acepta su uso. Puede configurar, rechazar las cookies, u obtener más información clicando la opción Configuración | Aceptar